Ponte cómod@, tómate un café, y prepárate para aprender con la historia que estás a punto de leer…

  • AndrésMauricio

El amor es como... - parte 2 de 3

Actualizado: 29 de nov de 2019

Pero ten paciencia. Me voy a devolver un poco a lo tercero en lo que quería hacer énfasis, y es cómo vas a llegar a esa chica. Yo asumí que la afortunada era Clarita porque he visto cómo te mira, se nota que le has gustado siempre y creo que harían una linda pareja.


Papá, tú dices lo mismo de todas mis amigas.


Bueno, entonces voy a disimular, y haré de cuenta que no sé que es Clarita de quien me estás hablando. Digamos que es alguien a quién ni siquiera conoces aún, solo la has visto y te llama la atención llegar a conocerla.


En ese caso, es importante pensar en por qué medio podrías llegar a conocerla. ¿Quizá tienen algún amigo en común? O, ¿podrías buscarla y hablarle por redes sociales? O, ¿por qué no? Abordarla en persona un día después de la escuela. Pero de una u otra manera, sabes que debes generar ese acercamiento, porque si no será tu amor platónico toda la vida y llegará quien sí le hable y la enamore mientras tú te quedaste pensándolo.


Entonces, diste el primer paso – que suele ser el más difícil – pero el canal por medio del cual ella se entera que tú existes, no es el único importante. Imagínate que decidiste abordarla por medio de la red social, esa de fotos en la que suben hasta las intimidades más privadas los jóvenes de hoy en día, ella te aceptó y comenzaron a hablar. Pudo haberte evitado la pena de hablarle directamente al principio, pero, ¿qué crees que pasaría si después de 8 meses de hablar por ahí, no te has atrevido a invitarla a salir?


Obvio yo quiero es compartir en persona, Pa.


Exactamente, así que ya definiste por qué medio vas a hacer el primer acercamiento y por qué medio vas a mantener la comunicación una vez la conozcas. Pero falta pensar el canal que te permitirá llegar físicamente a ella. Tú tienes la opción de tomar transporte público, pedir un servicio por la aplicación de conductores, o comprar un auto. Importante es tener en cuenta tu realidad, así que como no tienes plata para la última opción, puedes optar por pedirle el carro prestado a tu padre; pero como yo tampoco tengo, solo quedas con las primeras dos opciones. Ahora, hasta para esto es importante conocerla bien. Porque imagínate que, para llevarla al restaurante, decides recogerla y llevarla en bus. Puede ser un desacierto porque ella puede ir muy bien arreglada y no se sienta bien tomando ese transporte, se puede poner de mal humor, y por muy bonito que sea el detalle más adelante, puede que ya hayas perdido tu oportunidad y ella llegue indispuesta. Aunque también puede ser una buena manera para medir su nivel de humildad y confirmes si de veras estás enfocado en la persona que es; igual puede ser riesgoso hacerlo en la primera cita porque lo que quieres es que ella se enamore de ti, y todos los puntos que puedas sumar desde el principio, van a servirte más adelante.


Y ya puedo volver al restaurante, en donde te acabas de dar cuenta que Clarita había estado esperando que llegara alguien como tú, y que, de manera silenciosa, había esperado que fueses tú quien diera el paso de declarársele. Ella abrirá el sobre, dejará caer una lágrima por su mejilla y te abrazará aceptando ser tu pareja. Pero pausa, acá es precisamente donde muchos comienzan uno de los principales errores.


Si crees que tener una pareja es una meta momentánea, y que con un “sí” ya aseguraste su amor para siempre, comenzarás a dar por hecho su presencia, dejarás de prestar atención a los pequeños detalles, y descuidarás lo que es importante para ella porque crees que su amor nunca desaparecerá.

Pero resulta que el amor es algo de todos los días, es como cuidar una planta. Sabes que debes alimentarla constantemente. Permitir que le dé el sol, y regarla regularmente. Debe ser una cantidad exacta, que le permita ser feliz y aprovechar los nutrientes. Pero igual de importante es evitar a toda costa que se queme por demasiado calor o se ahogue por recibir más agua de la que necesita para vivir.

Dentro de su naturaleza está el entender que en algún momento te pudo haber quedado difícil alimentarla, y guardará reservas para sobrevivir, y el en momento que vuelvas a alimentarla estará feliz de verte y agradecerá tu cuidado. Pero si esperas llegar después de 3 meses, cuando su tierra está seca, y sus hojas quemadas, y esperas que con mínimo cuidado vuelva a ser cómo era; o si la dejas sumergida en agua para no prestarle atención por 5 meses, tendrás el efecto contrario a lo que te gustaría. El amor debe alimentarse constantemente, la llama del amor debe mantenerse viva con pequeños detalles todo el tiempo. Y sí, es responsabilidad de ambos, no solo tuya,

Clarita también debe contribuir para que no seas tú quien te canses de buscarla.


Te hago esta comparación porque es el cuarto punto a tener en cuenta; y lo mismo deberás asegurar con Clarita. Para este punto, es esencial planear y dinamizar lo que haces, o sea, es crear estrategias para mantenerla enamorada; y las estrategias no son estáticas. Por ejemplo, una noche de viernes la invitas a comer comida mexicana, y el siguiente un plan de cine para ver la película romántica que ha estado esperando puede ser algo que ella disfrute mucho y la haga quererte aún más; habrá algunos planes que le gusten demasiado y puedas repetirlos con ella periódicamente, mientras otros solo serán divertidos la primera vez que los hagan. Pero como la planta, también hay que aprender a darle sus espacios. Digamos que la llamas todo el tiempo, y aun cuando está en clase o en una reunión familiar, le estás escribiendo, es probable que se sature de ti; lo que antes percibía como detalles atentos, ahora lo siente como control sobre ella. Por otro lado, si sabes darle atención, pero también le das su espacio, ella extrañará estar contigo, y aprovechará más su tiempo juntos. Respetar que salga con sus amigas, hará que sus conversaciones con ellas te incluyan hablando bien de ti. Mientras que si la celas y le pones problema para todo lo que no te incluya, ella podrá verse con sus amigas a escondidas y lo sentirá como un escape de ti.


Ahora, es importante aclarar, que todas las mujeres son diferentes. Así como a una puede que le guste pasar todo su tiempo libre en pareja, otra puede percibir eso mismo como una invasión de su privacidad. Por eso debes conocer muy bien a Clarita. A veces intentamos pedirle consejos a un amigo, y él nos dice lo que le gusta a su novia, pero solo copiar lo que ellos hacen podría fácilmente ser un desacierto. Una vez me pasó, le compré un libro de recetas saludables a una novia porque un amigo me dijo que hacían plan de cocinar juntos con su chica. Pero apenas lo recibió, me dijo que no pensara que era su responsabilidad cocinarme, y que si le parecía que estaba gorda y debía hacer dieta.


(Suspira)


Papá, lo haces sonar como si tener pareja fuese responsabilidad de solo una persona, como si solo uno debiera hacer para el otro. Pero si logro comenzar una relación, quiero que sea algo en donde yo también reciba, donde yo también sea feliz. Por eso fue que me llamó la atención…


Claro, hijo, tienes toda la razón. Qué buen punto tocas, y era precisamente el quinto del que te iba a hablar. Para abordarlo, te hablaré de la diferencia entre igualdad y equidad. En una relación de pareja, igualdad querría decir que, si tú le das rosas a tu pareja, ella debería darte rosas a ti. Las acciones son iguales, pero el resultado de esa situación es que ella queda feliz y tú aburrido. Mientras que la equidad, en la misma situación, podría ser que ella te acompañe al estadio a ver fútbol. Cada uno recibe algo que lo hace feliz. Mientras que algunas personas pueden ser felices en una relación si recibe más atención, detalles únicos hechos por la persona, y compartir los mismos gustos; otro puede preferir recibir lujos, y viajes costosos, así tengan menos tiempo para estar juntos; y alguien más sentirse bien en una relación solo con tal de que haya sexo constante. Y tú no debes llegar al extremo de encajar en alguno de esos 3 perfiles, tú eres único, y puedes querer parte de las 3 para sentirte feliz en esa relación.


Ahora volviendo a tu relación con Clarita, piensa bien ¿qué esperas tú de esa relación?; ¿Cómo te sentirías feliz y bien retribuido por dar el 100% de ti?; y, ¿En qué punto de no obtener lo que quieres, preferirás decir “hasta acá llego”?


Pero ¡ojo! Hijo, recuerda todo lo que hemos hablado, el enfoque para tú obtener lo que quieres debe seguir siendo hacer feliz a Clarita, de una forma genuina por supuesto. Porque imagínate si le dijeras: Mira Clarita, yo necesito sexo todos los días, o si no… Ay perdón hijo, me dejé llevar, obvio tú no hablarás de eso.


Papá, yo ya no soy virgen.


(Reacción del padre tipo Whaaattt???)

Sobre Nosotros

Redes Émprendedores

  • Facebook - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
¿Te gustaría apoyar a Emprendedores?

Tú puedes ayudar a que la logística de  talleres, asesorías e iniciativas que realizamos juntos a prymÉmprende, llegue a más Emprendedores y aumente los beneficios para ellos.